viernes, 2 de julio de 2010

Así lo hice (décima entrega)

Las cajas de té enteladas

Un pedido de un cliente, unos diez atrás, me inició en el armado de las cajas de té. Claro que eran iguales a las actuales. La caja era más grande y sin vidrio en la tapa, incluso pintada con acrílico en su exterior.

De Cajas de té enteladas



Tiempo después le regalé a mi amigo Luis Pérez una caja chica, la Saquelita, para su cumpleaños. Esa caja dio inicio a una serie de cajas de té estandarizadas. Así nacieron las Saquelas cc, las Saquelas cr y las Saquelitas.


De Cajas de té enteladas


En síntesis la línea de cajas de té incluyen una cuadrada y otra rectangular, ambas con la misma capacidad de saquitos de té, unos 42, que se reparten en seis divisiones internas. La caja chica, Saquelita, es una caja rectangular con dos divisiones menos. Las cajas vienen con saquitos de té de obsequio, como se ve en las fotos.

De Cajas de té enteladas


Las cajas de té las armo en fibrofácil (MDF) y sogas como molduras externas. El vidrio de la tapa lo sostiene un marco interno que va atornillado. Las divisiones de las cajas de té están pegadas a la base y no son móviles, como algunas cajas que venden en los negocios del ramo.

Las tapas tienen topes, que le permiten abrir a 90 grados. Para eso la base está compensada con un mayor espesor del fibrofácil (MDF), que hace de piso de la caja de té. Las bases, como siempre, tienen cuatro paitas de goma para apoyarse sobre cualquier superficie.

De Cajas de té enteladas


Un derivado de las cajas de té son los aparadores de té, los Saquelates, que ya fueron descripstos en esta serie de notas de cómo hice mis artesanías enteladas.

Arpillera, jean, corderoy, algodón son algunas de las telas que usé para entelar mis cajas de té. También las he pintado con acrílico en su exterior, esto siempre por pedido del cliente. De esta manera conocieron cómo nacieron las cajas de té enteladas y sus derivados.


Mauricio Uldane
artesano entelador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada