miércoles, 2 de septiembre de 2009

La vidriera de mi local

Un comercio tiene una vidriera a la calle, la mía es virtual y está en la red. Sirve para mostrar al mundo lo que hago. Pero, es solo una aproximación a la pieza que está exhibida.

Por eso la necesidad de mostrar en vivo y en directo, como decían en la tele hace más de 40 años, mis artesanías enteladas. Siempre el contacto directo supera a la fotografía. Más de una vez he recibido un mail que me decía que la pieza adquirida, a través de Internet, superaba las expectativas de la clienta o del cliente.

La mejor fotografía no logra reflejar las texturas, ni volúmenes, ni olores que tiene la pieza que construí. Siempre me ocurre lo mismo: la sorpresa o el asombro de las personas que se acercan a ver algunas de mis artesanías enteladas.




El asombro sigue cuando les cuento cómo está armada la pieza o que materiales usé para armarla. Por eso mi insistencia en el trato directo con los posibles clientes o clientas. No es lo mismo ver una artesanía entelada en un monitor excelente que tenerla en la mano y apreciar sus cualidades.

No hay fotografía que pueda transmitir todas esas sensaciones o virtudes. Pero sirve para tener una aproximación sobre la pieza entelada. Es una vidriera virtual para ver mis artesanías enteladas.

En definitiva todo suma. Siempre hay que sumar y no restar. Por eso Internet y venta directa, no son incompatibles. Todo lo contrario son compañeros de viaje en el camino de dar a conocer mis artesanías enteladas.



Mauricio Uldane
artesano entelador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada