sábado, 19 de abril de 2014

Un portalápices pintado

Una persona recibió de regalo uno de mis portalápices entelados cuadrados que he bautizado Lapicela. En este caso la pieza estaba no solo entelada sino que también fue pintada con acrílico.

El interior está entelado con una tela de tapicería que me regalaron hace un tiempo. El exterior fue entelado y luego pintado con acrílico. La estructura está realizada en MDF (fibrofácil).


De esta forma la pieza tiene gran resistencia al uso cotidiano que puede sufrir arriba de un escritorio. La base interna del Lapicela está acolchada para evitar que los lápices, las biromes, los marcadores o las lapiceras se dañen al depositarlas en su interior.

La base tiene cuatro patitas de goma eva para evitar rayar las superficies de apoyo, por ejemplo, un escritorio de madera. Como siempre la pieza está numerada y fechada.


La persona que recibió el regalo se vio beneficiada con el portalápices ya que se encontraba usando un frasco de vidrio de yogurt cumpliendo la misma función que el Lapicela. Es un cambio digno de destacar.

Por suerte alguien dio de comer a mi alicaída billetera al comprar este portalápices que fue armado en 2011 y desde esa época estaba esperando cumplir con las funciones para los cuales fue diseñado.

No está nada mal que de vez en cuando alguien se acuerde de este artesano entelador y le adquiera una de las piezas que realiza.

Mauricio Uldane
Artesano entelador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada