miércoles, 4 de marzo de 2009

El pedido que no pudo ser

Hoy no voy a hablar de técnicas de armado, ni de experiencias del oficio. Voy a contar algunos de los pedidos que me hicieron vía mail y no los pude hacer.

Los pedidos no los pude realizar porque en algunos casos eran erróneos o directamente insólitos. Como la vez que me pidieron si les podía armar 80 alcancías con forma de rata.

El correo venía de una fundación para niños de México. Me disculpé diciendo que no podía cumplir con el pedido porque no era mi oficio.

Hablando de alcancías he recibido dos o tres mails con pedidos de
buzones alcancías como souvenir. Cuando les mandé el precio obviamente no me contestaron. Habrán pensado que eran muy chicos y los podrían regalar a diestra y siestra. Por eso es que insisto con las medidas de las piezas que armo.

Una vez una persona me preguntó cómo entelar una pared... Amablemente tuve que decirle que no era mi oficio, solamente entelo las artesanías que hago.

También he recibido varios mails con propuestas de diferentes piezas para entregar como souvenir, por ejemplo si hacía relojes de arena. Por supuesto que no es lo que hago.

Además con el tema de los souvenir tengo que explicar que no son piezas armadas en serie y que requieren de cierto tiempo en su construcción. Ni hablar del costo de la pieza.

Los sitios que he armado, como este blog, tratan de dar a conocer la técnica que vengo practicando desde 1995. Me tomo el trabajo de explicar una y otra vez como son mis artesanías enteladas. Algunas personas lo entienden o se toman el trabajo de leer estas y otras líneas. En cambio otros se tiran de cabeza en el primer link que encuentran a su paso y piensan que uno puede cumplir con su deseo.

Por supuesto que seguiré recibiendo esos raros mails y me tomaré el trabajo de responderle que no puedo hacer el pedido. Lo cortés no quita lo valiente.


Mauricio Uldane
artesano entelador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada