jueves, 2 de diciembre de 2010

Así lo hice (decimoquinta entrega)

Los costureros entelados

Los primeros costureros entelados los armé para las mujeres de casa. A principios del año pasado un cliente me pidió un costurero. Ahí empezó la línea de costureros grandes: los Costurelas.

Costurelas de arpillera y de jean.
Armado totalmente en fibrofácil (MDF) con la base más pesada para compensar la tapa. En el interior de la tapa hay un pedazo de goma espuma para poder clavar agujas, alfileres y demás.

Además la tapa abre a 90º, porque tiene topes, en la parte trasera, para evitar su volcado. El cierre es bronceado al igual que las bisagras, que están barnizadas.

Costurela de jean abierto.
El interior del Costurela presenta tres divisiones chicas y una más grande. La base tiene cuatro patitas de goma para poder apoyar en las superficies sin dañarlas.

Algunas personas me pidieron sino podía hacer costureros más chicos, ya que las Costurelas son grandes. Así nacieron las Costutelas, costureros chicos con las mismas características pero más petisos.

Costutela de jean y de arpillera con media.

 Son un centímetro menos profundos y conservan las mismas caracterísitcas que sus hermanos mayores. Tanto los materiales de construcción como las divisiones internas son iguales.

Los costureros han sido entelados con diferentes tipos de telas, que van del jean hasta la arpillera. Al igual que los interiores, entelados con telas como viejas bufandas o telas de tapicería.

Costutelas abiertos.

Como saben los seguidores y seguidoras de este blog todas las telas que uso, salvo excepciones, son usadas y viejas.

Así nacieron mis costureros entelados, primero por una necesidad familiar y luego saltaron al público por un pedido de un cliente. Nunca se sabe si la pieza armada tendrá futuro, a veces me sorprende la recepción que tienen con la gente.

Mauricio Uldane
artesano entelador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada