sábado, 29 de marzo de 2014

Un buzón en una comunión

Uno de los buzones que alquilo fue a parar a una primera comunión. En realidad no fue un cliente literal, sino el hijo de un primo hermano. Allí estuvo el buzón grande entelado con cadena en su parte posterior junto a la torta.

En el buzón los invitados le dejaron, a Juan Pablo, el dinero que suele dejarse en este tipo de ceremonias. El que ha tomado la primera comunión reparte las consabidas estampitas y se lleva algunos pesitos.


Sin pensarlo es un nuevo nicho para el alquiler de buzones que vengo ofreciendo desde la primavera de 2011. Así no solo los casamientos, los cumpleaños de 15 años tienen su servicio de alquiler de buzones. Se suma las fiestas por primera comunión.

Una alternativa para pensarla, lo mismo que los cumpleaños de 70 años, en los que se suele ofrecer dinero al que cumple esa cifra redonda.

Un nuevo servicio del alquiler de buzones grandes entelados que vienen provistos de una cadena de dos metros de largo, con un candado, en su parte posterior para poder sujetarlos a modo de seguridad.

Mauricio Uldane
Artesano entelador

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada